Por René Alejandro Huertas Caicedo
Director General Picoloro Ecoturismo

Dificultades Montañismo en Colombia
Si no son los indígenas quienes prohíben el acceso a las áreas naturales, son los grupos armados que atemorizan la llegada de visitantes, o si no, es que falta una política que avale las actividades ecoturísticas al interior de los parques naturales; lo cierto es que practicar Montañismo en Colombia es cada vez más difícil.

En el Parque Natural El Cocuy, luego de darse un acuerdo con los indígenas, debemos esperar a que Parques Naturales realice una política de ecoturismo que permita el desarrollo de actividades como el Montañismo; situación similar sucede en Farallones de Cali, parque natural con más de 200.000 hectáreas, donde solo se permiten visitar dos senderos de 5 km aproximadamente cada uno: Pico de Loro al sur y Peñas Blancas al norte; la Sierra Nevada de Santa Marta es considerada un sitio sagrado por los grupos indígenas, a la que sólo ellos pueden acceder; y al Nevado del Huila, aunque fue visitado por algunos expedicionarios el año anterior, todavía da temor llegar a los pueblos de acceso por la situación de incertidumbre en tema de violencia.

Recientemente se nos presentó la siguiente situación en el Parque Natural Puracé, la cual me hizo reflexionar sobre lo que pasa con el Montañismo en Colombia. Picoloro Ecoturismo había planeado visitar la Cadena Volcánica de los Coconucos del 11 al 14 de Noviembre con un grupo de 15 personas, por lo cual, en Agosto contactamos al coordinador del Parque Puracé para saber si era posible realizarla, a lo cual accedió. Esta travesía es hermosa, en poco más de 6 km se recorren 15 volcanes, empezando en el Puracé y finalizando en el Pan de Azúcar; el paisaje parece extraterrestre, Montañas de arena por donde mires, lagunas azufradas, una gigastesca pila de piedras llamada Quilla y la niebla dándole un toque de magia, es un lugar único. Un mes antes de la visita contactamos nuevamente al coordinador y empezaron las trabas:

1. EL CLIMA

Estábamos en temporada de lluvias en Colombia y de seguir así no nos permitirían el acceso. ¿Acaso no se permiten en otras Montañas del mundo expediciones invernales?

El mal tiempo es una condición inherente y constante en actividades de Montaña. Es parte de la experiencia y el nivel de riesgo que cada persona asume. El parque debe informar al visitante sobre las condiciones climáticas esperadas, para que el visitante tome una decisión informada sobre sus objetivos, estrategias y equipo que necesitará. Los funcionarios de Parques pueden advertir, mas no prohibir el ascenso a nadie. Tampoco se puede obligar a nadie a subir, por supuesto. Así que en el caso de los guías, si ellos no se sienten cómodos con el nivel de riesgo que el grupo de visitantes está dispuesto a asumir, debería bastar una declaración firmada en el puesto de control sobre las recomendaciones e información que los funcionarios del parque dieron al visitante y el hecho de que el visitante acepta y asume los riesgos.

2. FALTA DE GUÍAS LOCALES

Por disposición del Parque Natural Puracé, requeríamos 3 guías locales, los cuales no estaban disponibles para nosotros (habiendo avisado 3 meses antes), pues se esperaban 70 visitantes para el mismo fin de semana. Se le hizo saber al coordinador que el grupo que haría cadena volcánica no era novato, era grupo liderado por mí, conozco la zona y conozco a mi grupo, por lo que luego de sugerirle que nos acompañara un solo guía local, accedió.

Si todos los guías se ocupan en un fin de semana, porque incluso los grupos experimentados deben ir acompañados, entonces se pierde la oportunidad de acompañar a grupos que realmente los necesitan. Y si se ocupan todos los guías, ¿cuál es la capacidad de respuesta del parque en caso de un accidente? Algunos de esos guías que un grupo experimentado contrató por obligación, pueden quedarse como parte del grupo de rescate o de apoyo en caso de requerirse.

Otra alternativa es que en lugar de pagar el acompañamiento de un guía, todos los grupos deberían pagar un seguro de rescate, dinero que puede ser utilizado en mantenimiento de senderos, entrenamiento, personal disponible, equipos y operativos de rescate en caso de requerirlos. De esa manera el parque tiene una entrada y los guías pueden ocuparse en guianzas o como rescatistas. Así, el visitante sabe que tiene el apoyo del parque en caso de un accidente, pero asume sus propios riesgos.

3. COMUNICACIÓN PRECARIA Y NEGLIGENCIA

Junto con el coordinador estuvimos dos días intentando contactar al guía local que nos acompañaría, pero no fue posible hacerlo. Si sabían que había un grupo interesado en visitar la cadena volcánica, ¿por qué no estuvieron pendientes?. Había otro guía local que conocía la cadena volcánica, por lo que se le sugirió al coordinador contactar a esta persona y decirle que nos acompañara. Lo contactó y nos dijo que ya estaba comprometido para visitar el Volcán Puracé con otro grupo. Para el Volcán Puracé hay varios guías que perfectamente pueden hacer el acompañamiento, pero debía ser él quien acompañara a ese grupo, no podía ser otro, para mí esto es negligencia.

4. EXCESO DE CONTROL

Al no poder contactar al guía local, se le dijo al coordinador que Picoloro Ecoturismo se hacía responsable del grupo (que de igual manera para nosotros lo es, pero no para él), tampoco accedió. En este punto se nos agotaron las opciones. Con impotencia y sin estar de acuerdo con el manejo que se le dio a esta situación, propusimos tres alternativas para salir a la Montaña al grupo que ya teníamos conformado; finalmente hicimos un bello recorrido en el Parque Natural los Nevados, donde sí pudimos realizar la actividad.

5. BONUS

Habiendo cancelado la excursión a la cadena volcánica y estando organizando rápidamente la visita al Parque Natural los Nevados, recibimos la llamada del guía local que no habíamos podido contactar; nos dijo que el clima estaba muy malo, tanto, que el fin de semana anterior nadie había podido ascender al Puracé. Tenemos conocimiento que un grupo de Cali estuvo visitando ese mismo fin de semana el cráter del Puracé con un excelente clima. Previamente habíamos revisado algunos pronósticos, y todos coincidían que el fin de semana que habíamos planeado la excursión, haría buen tiempo.

CONCLUSIONES

Hay una falta de regulación de las actividades de Montaña tan marcada, que a veces se convierten en un reto más grande que la Montaña misma.

La falta de regulación hace que todos perdamos; la comunidad que se visita deja de percibir ingresos, los operadores turísticos de igual manera, y los visitantes pierden oportunidad de tener experiencias únicas.

Estamos dispuestos a aportar al desarrollo de un turismo responsable que dinamice la economía del país. En Colombia tenemos grandes oportunidades y seguimos sin saberlas aprovechar.